Seccio Catalunya no está disponible temporalmente

 Educación secundaria obligatoria

 

Para solicitar la homologación o la convalidación de un título o de unos estudios extranjeros de educación secundaria obligatoria, hay que seguir este procedimiento, tal y como se detalla en la página web del Departament d’Ensenyament de la Generalitat de Catalunya: Procedimiento de homologación o convalidación.

Antes de presentar tu solicitud, ten en cuenta que:

  • Los alumnos de sistemas educativos extranjeros que quieran incorporarse a uno de los cursos de educación secundaria obligatoria no tienen que solicitar la homologación. En todo caso, se puede reconocer la equivalencia a segundo o tercero de ESO.
  • Si se tiene la intención de continuar los estudios en un centro educativo español, se puede solicitar la convalidación de los estudios extranjeros realizados en tu país.
  • Para solicitar la homologación o convalidación de estudios extranjeros no universitarios, es necesario residir en Cataluña. No obstante, si se quiere iniciar el trámite antes de llegar, se podría autorizar un/a representante que resida en Cataluña para que tramitara la homologación  o la convalidación en nombre de la persona interesada. Asimismo, también se podría solicitar una homologación ante la embajada o consulado español del país donde resida.
  • No se tiene que abonar ninguna tasa para tramitar la solicitud de homologación del título de graduado en educación secundaria.
  • Para la homologación de un título de educación secundaria obligatoria es requisito imprescindible que el título incluya la calificación media. Si no es así, se debe pedir además su cálculo. Puedes encontrar más información sobre este procedimiento en el siguiente enlace: Solicitud de cálculo de la calificación media.
  • Todos los documentos presentados con la solicitud deben ser oficiales y haber sido expedidos por las autoridades competentes de acuerdo con el ordenamiento jurídico del país de que se trate. En consecuencia, para que sean válidos es preciso que hayan sido previamente legalizados (es decir, se debe certificar la autenticidad de la firma que lleven y en calidad de qué ha actuado la autoridad firmante). También es necesario que vayan acompañados de una traducción oficial al catalán o al castellano. Asimismo, tienen que ser originales y deben ir acompañados de la fotocopia correspondiente, que habrá que compulsar. Puedes encontrar más información sobre este procedimiento en el siguiente enlace:  Legalización y traducción de documentos extranjeros.