Los
países
Uruguay
Uruguay

Cobertura sanitària Cobertura sanitaria

Características generales

El sistema sanitario público en Uruguay se denomina Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS) y lo dirige el Ministerio de Salud Pública ( enlace a su web). Su principal objetivo es ofrecer a todos los uruguayos, nacionales y residentes, cobertura sanitaria mediante el Seguro Nacional de Salud (SNS).

La afiliación al SNIS se lleva a cabo por medio de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE; desde este  enlace accederás a su web). A la hora de afiliarse, el interesado escoge cualquiera de las diferentes Instituciones de Asistencia Médica Colectiva (IAMC), también denominadas mutualidades(encontrarás una lista de estas entidades  aquí), existentes en el país, que será la que efectivamente preste los servicios de salud al afiliado.

El SNIS incluye entre sus beneficiarios:

  • Todos los trabajadores por cuenta ajena, tanto del sector público como del privado.
  • Sus hijos menores de 18 años (o mayores si sufren una discapacidad), incluyendo los de su cónyuge o pareja de hecho.
  • Sus hijos mayores de 18 años y menores de 21 años, si optan expresamente por esta situación.
  • Los jubilados que perciban unos ingresos inferiores a una determinada cantidad establecida regularmente por el gobierno.

También son beneficiarios del SNIS los trabajadores del sector informal (irregular) de la economía, los desocupados y los uruguayos que se encuentren fuera del mercado de trabajo y sus familias.

El Fondo Nacional de Salud (FONASA), administrado por el Banco de Previsión Social (BPS), es el responsable de financiar el conjunto del SNS. Esta financiación se efectúa mediante las cotizaciones obligatorias de los trabajadores y sus empleadores, los jubilados y los fondos estatales provenientes de los impuestos generales. Así, por ejemplo:

  • Los trabajadores por cuenta ajena cotizan según sean sus condiciones familiares:
    • Un 6 % si el salario mensual del trabajador supera un umbral mínimo y tienen hijos menores de 18 años o mayores con alguna discapacidad.
    • Un 4,5 % si el salario mensual del trabajador supera un umbral mínimo y no tiene hijos.
    • Un 3 % si el salario mensual del trabajador no supera un umbral mínimo, independientemente de que tenga hijos o no
  • Con respecto a las cotizaciones patronales, éstas son del 5 % actualmente.
  • Los trabajadores por cuenta propia pagan una cuota fija.
  • Finalmente, los trabajadores del sector informal, los desocupados y las personas que se encuentren fuera del mercado de trabajo y sus familias no pagan ninguna cuota, pero disfrutan de los servicios de la ASSE.

De cualquier manera, sea cuál sea la entidad prestamista de asistencia sanitaria de que se trate, todas están obligadas a ofrecer, como mínimo, lo que se nombra el Programa Integral de Atención en la Salud (PIAS), que incluye un conjunto fijo de servicios, que son los siguientes:

  • Asistencia ambulatoria y asistencia hospitalaria general.
  • Asistencia ambulatoria y asistencia hospitalaria especializada.
  • Cirugía general.
  • Ginecología, tocología y pediatría.
  • Urgencias ambulatorias y hospitalarias.
  • Urgencias domiciliarias generales y pediátricas.

 

Trabajadores del sector público

Con respecto a éstos, el prestador de servicios es la ASSE (accederás a su web desde  aquí), que en general sólo presta servicio a las personas de pocos recursos económicos que no disfrutan de otro tipo de cobertura, ya que los trabajadores, cuando se afilian, escogen una IAMC para recibir la asistencia sanitaria (y si no se opta por ninguno en concreto, la escoge la misma.

Para dar cobertura a sus afiliados, la ASSE puede contratar asistencia con alguna de las IAMC o incluso con alguna compañía privada en caso de emergencia o si se dan una serie de circunstancias específicas. Actualmente, la ASSE asegura poco más de una tercera parte de la población uruguaya.

Unos pocos grupos específicos de trabajadores, como los militares y los policías, cuentan con su propio sistema sanitario, nombrados respectivamente Sanidad de las Fuerzas Armadas (dependiente del Ministerio de Defensa) y Sanidad Policial (dependiente del Ministerio del Interior).

Dentro de la ASSE, hay que destacar la existencia del Banco de Seguros del Estado (BSE), que proporciona asistencia a todas las personas que tienen accidentes laborales, y el Fondo Nacional de Recursos (FNR), que asegura la cobertura de las intervenciones médicas complejas (y normalmente costosas) y que se financia con contribuciones de todos los afiliados al SNIS, ya sea a través de la ASSE o de una IAMC.

 

Trabajadores del sector privado

Con respecto a éstos, encontramos como prestadores de servicios:

1. Las Instituciones de Asistencia Médica Colectiva (IAMC), también conocidas en general como mutualidades (se puede consultar una lista  aquí). Son asociaciones privadas sin ánimo de lucro que aseguran actualmente a más de la mitad de los uruguayos. Pueden ser de tres tipos diferentes:

  • Asociaciones basadas en los principios del mutualismo.
  • Cooperativas de profesionales.
  • Servicios de asistencia creados para empresas privadas o de economía mixta para prestar atención médica al personal de dichas empresas y sus familiares.

En cualquier caso, están obligadas por ley a proporcionar un servicio integral (con algunas limitaciones como los tratamientos de alta tecnología y la atención odontológica), no pueden tener ánimo de lucro y actúan al mismo tiempo como entidades aseguradoras y prestamistas de servicios (aunque se diferencian en ciertos aspectos de las compañías de seguros propiamente dichas).

Aun así, existe la posibilidad de que las IAMC ofrezcan cobertura parcial a determinados grupos de personas (por ejemplo, los niños) que, a cambio de una cuota más baja, reciben sólo las prestaciones que más se avienen a sus circunstancias personales. En cualquier caso, el número de afiliados con cobertura parcial nunca puede superar el 10 % del total de éstos.

Las IAMC se agrupan en asociaciones como la Federación Médica del Interior ( FEMI) y la Unión de la Mutualidad de Uruguay ( UMU). Si lo desean, los mutualistas pueden cambiar de IAMC cada 3 años.

Sus afiliados pueden ser voluntarios u obligatorios. Los primeros acostumbran a ser jubilados, trabajadores informales y trabajadores del sector público, que cuentan con más ingresos. Los segundos son trabajadores del sector privado que están obligados a escoger entre una de las IAMC existentes para su seguro sanitario.

El coste de afiliación lo paga totalmente el BPS con el importe de las cotizaciones pagadas por el interesado y su empleador. Si éste no es un trabajador en activo (ya sea por cuenta ajena o por cuenta propia), el coste lo paga el propio beneficiario.

2. Las compañías aseguradoras privadas, empresas privadas con ánimo de lucro que ofrecen atención a cambio del pago de una prima que varía según el grado de cobertura que quieran los beneficiarios. Aseguran poco más de un 2 % de la población uruguaya.

Se permite que el BPS pague una parte del coste de un seguro privado con el importe de las cotizaciones pagadas por el interesado y su empleador, pero la mayor parte de los uruguayos que contratan una póliza de este tipo lo hacen más bien como complemento de la mutualidad de que ya disponen.

información