Los
países
México
México

Cobertura sanitaria Cobertura sanitaria

La asistencia sanitaria en México comprende una parte pública i otra privada:

1. La parte pública (o Seguridad Social propiamente dicha) la proporciona el  Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Este organismo público presta servicio a los trabajadores asalariados, tanto en activo como jubilados, y a sus familias. Aun así, distintos grupos de trabajadores están asegurados por medio de otro organismo público, que goza de la misma consideración que el IMSS pero que ofrece sus servicios con sus propios medios. Estos colectivos son:

  • Los funcionarios del Estado, que están asegurados por el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).
  • Los militares, que están asegurados por la Secretaría de la Defensa (SEDENA).
  • Los marinos, que están asegurados por la Secretaría de Marina (SEMAR).
  • Los trabajadores del sector petrolero, que son asegurados por la empresa pública Petróleos Mexicanos (PEMEX).

Por su parte, los trabajadores por cuenta propia, los desempleados y todas aquellas personas que se encuentran fuera del mercado de trabajo, y sus respectivas familias, están cubiertos por otro sistema, también público, que proporciona diferentes niveles de cobertura y cuyos servicios son proporcionados por los organismos siguientes:

  • La Secretaría de Salud (SSa).
  • Los Servicios Estatales de Salud (SESA).
  • El Seguro Popular de Salud (SPS).
  • El Programa IMSS-Oportunidades (IMSS-O).

2. La parte privada, por su parte, está constituida por las compañías aseguradoras privadas establecidas en el país.

El seguro proporcionado por el IMSS y sus organismos afines se financia con las aportaciones del Gobierno federal, el empleador (que en los casos del ISSSTE, SEDENA, SEMAR y PEMEX es el mismo Gobierno federal) y el trabajador. El proporcionado por la SSa y los SESA se financia con recursos del Gobierno federal, de los diferentes gobiernos estatales y una pequeña contribución, un copago llamado cuota de recuperación, que pagan los usuarios al recibir la atención requerida. El SPS se financia con recursos del Gobierno federal, de los diferentes gobiernos estatales y cuotas familiares, y contrata parte de sus servicios con la SSa y los SESA (y a veces, a los proveedores privados).

El IMSS comprende dos modalidades de atención:

a) Régimen obligatorio, en el cual se integran obligatoriamente todos los trabajadores, los miembros de sociedades cooperativas de producción y otras personas determinadas por el Gobierno federal mediante el correspondiente decreto (como, por ejemplo, los estudiantes). Incluye los siguientes cinco tipos de seguros:

  • Enfermedades y maternidad.
  • Riesgos laborales.
  • Invalidez y vida.
  • Jubilación y vejez.
  • Guarderías y prestaciones sociales.

La afiliación de un nuevo trabajador es responsabilidad de su empleador y es este quien debe realizar todos los trámites necesarios en la oficina correspondiente del IMSS.

b) Régimen voluntario, en el cual pueden integrarse, de forma voluntaria y mediante convenio con el IMSS, los trabajadores en industrias familiares y los trabajadores independientes como pequeños comerciantes, artesanos, trabajadores domésticos, etc. También los empresarios (siempre que se trate de personas físicas) con trabajadores a su servicio que estén excluidos o no se incluyan dentro de los decretos que obligan a la afiliación al régimen obligatorio.

Se puede consultar el procedimiento de afiliación al IMSS clicando  aquí.

Aparte, todo el mundo tiene la posibilidad de hacer uso de los servicios sanitarios privados si cuenta con la capacidad económica necesaria, sea pagando puntualmente por la atención recibida o bien contratando alguno de los planes de salud ofrecidos por las diferentes compañías aseguradoras existentes en el país.

Con respecto a los turistas españoles de visita en México, se debe tener en cuenta que España no ha subscrito ningún convenio de Seguridad Social con México en materia de atención sanitaria, por lo cual se recomienda viajar con un seguro médico propio y que este sea lo más amplio posible, incluyendo la cobertura de todo tipo de gastos médicos durante la estancia y la repatriación a España en caso de necesidad.

La atención médica de calidad en México es muy cara e incluso en el caso de contar con un seguro médico es habitual que se exija el pago del tratamiento por adelantado y que sea el interesado quien tenga que pedir posteriormente el reembolso a su compañía aseguradora.

información