Los
países
Japón
Japón

Convenios sobre prestaciones socialesConvenios sobre prestaciones sociales

Desde el 1 de diciembre de 2010 está en vigor el Convenio de la Seguridad Social entre España y Japón, que coordina las legislaciones de la Seguridad Social en materia de pensiones entre los dos países.

Sus disposiciones se aplican a todas las personas que hayan estado sujetas a la legislación de cualquiera de los dos países, así como los derechohabientes.

Se prevén las prestaciones de la Seguridad Social siguientes:

  • Prestaciones de jubilación.
  • Prestaciones por incapacidad permanente no derivadas de accidente de trabajo o enfermedad profesional.
  • Prestaciones de muerte y supervivencia (auxilio por defunción, pensiones de viudedad u orfandad, ayudas a familiares supervivientes) no derivadas de accidente de trabajo o enfermedad profesional.

En estos casos, los periodos de cotización necesarios para adquirir el derecho a cualquiera de estas prestaciones se pueden sumar con independencia del país o países donde se hayan computado, siempre que no se superpongan, y las prestaciones económicas que se devenguen se pueden percibir en el país de residencia del interesado.

Cada país tiene que abonar sus propias prestaciones directamente al interesado y a las personas que reúnan los requisitos exigidos por las legislaciones de los diferentes estados firmantes del convenio para tener derecho a una prestación contributiva, la pueden percibir de cada uno de los países. Éste es el caso, por ejemplo, de una pensión de jubilación.

Para solicitar la prestación de que se trate o pedir información sobre el procedimiento, el interesado tiene que ir al organismo correspondiente de su país de residencia. En el caso de Japón, este organismo es el Servicio de Pensiones de Japón (nihonnenkinkiko) (enlace a su página web).

El interesado tiene que presentar solicitudes diferentes para la Seguridad Social de cada país. Aun así, estas dos solicitudes, la española y la japonesa, pueden presentarse ante la institución competente de cualquiera de los dos países.

Finalmente, hay que destacar que no se puede "exportar" la prestación de desempleo en Japón (lo cual solo se permite cuando el desplazamiento del trabajador es a un país de la Unión Europea, del Espacio Económico Europeo o Suiza).