Los
países
Canadá
Canadá

Cobertura sanitariaCobertura sanitaria

El sistema sanitario canadiense es dual: público y privado, dado que todo ciudadano canadiense o residente permanente se encuentra afiliado automáticamente al sistema de salud público (conocido popularmente como Medicare), y dispone además, si lo quiere, de la posibilidad de complementarlo contratando un seguro privado.

Las principales características del sistema de salud público son la accesibilidad del sistema a todo el mundo, independientemente de sus ingresos, la oferta integral de servicios, la gestión pública, el acceso universal para todos los ciudadanos y residentes permanentes, y la aplicación tanto dentro de como fuera del país (aunque esto sólo es efectivo en el caso de las provincias y territorios nacionales; si un canadiense viaja al extranjero, el sistema limita los servicios sanitarios que cubre o sólo cubre parcialmente su coste).

Fundamentalmente, se trata de un sistema de ámbito nacional cuyas normas son establecidas por el Gobierno federal, pero en el cual cada provincia o territorio gestiona su propia atención sanitaria con sus propios planes de salud. En consecuencia, hay diferencias entre unas provincias y territorios y otros con respecto a las prestaciones (por ejemplo, no todas subvencionan la misma lista de medicamentos adquiridos con receta). De hecho, si un beneficiario se muda de provincia o territorio está obligado a inscribirse de nuevo en el sistema de salud de su nuevo lugar de residencia.

El Gobierno federal proporciona atención sanitaria directa sólo a los militares (en activo o veteranos), a los nativos canadienses que vivan en reservas, a los presos de las penitenciarías federales y la Real Policía Montada del Canadá.

Con respecto a la propia atención sanitaria, hay que tener en cuenta los siguientes aspectos, que son comunes en todas las provincias y territorios:

  • Se distingue entre atención sanitaria primaria y atención especializada, a la que se accede a través del médico de atención primaria.
    • Se entiende por "atención sanitaria primaria" la referida a la prevención y el tratamiento de lesiones y enfermedades comunes, servicios básicos de urgencias, atención sanitaria mental básica, atención sanitaria paliativa y terminal, promoción de la salud, atención primaria por maternidad y otros de similares).
  • Los médicos no trabajan para el Gobierno, sino que son trabajadores privados que atienden gratuitamente a los pacientes del sistema de salud pública y presentan después sus solicitudes de reembolso en el plan de salud de su provincia o territorio para recibir el pago por sus servicios.
  • Toda la atención que se considere "médicamente necesaria" es gratuita; lo que incluye la consulta médica en la consulta u hospital, el diagnóstico y el tratamiento. Si no es así, la atención es de pago y cada médico determina sus propias tarifas, que pueden variar considerablemente según cada médico.
  • No todos los medicamentos están totalmente cubiertos por el sistema de salud público; algunos están sujetos a copago.
  • No se incluye la atención dental (a menos que sea practicada en un hospital) ni óptica.

Las provincias y los territorios, por su parte, pueden dar cobertura a otros servicios de salud que quedan fuera del sistema en el caso de ciertos grupos de población, como las personas mayores, los niños y las personas que reciben asistencia social.

El sistema público de salud es financiado por el Gobierno federal, las provincias y las otras entidades territoriales, mediante los impuestos u otros recursos (por ejemplo, rendimientos de sorteos de lotería), excepto en la provincia de Columbia Británica en que se financia mediante primas mensuales fijas, dependiendo el importe de si se trata de una persona sola, una pareja o una familia con hijos.

La afiliación al sistema se demuestra mediante la tarjeta sanitaria (nombrada Health Card). Esta tarjeta se tiene que pedir en cuanto se llega al país, y se puede conseguir el correspondiente formulario de solicitud en las consultas médicas, las farmacias, los hospitales, etc. Después de hecha la solicitud, las autoridades sanitarias de la provincia o territorio de residencia se encargan de enviar la tarjeta por correo postal. Aun así, hay que tener en cuenta que las provincias del Quebec, Columbia Británica, Ontario y Nuevo Brunswick exigen que el solicitante lleve residiendo 3 meses como mínimo en el Canadá para poder ser atendido.

El sistema de salud privado está constituido por las mutuas y compañías aseguradoras privadas establecidas en el país. De hecho, casi todos los trabajadores por cuenta ajena se afilian a una mutua a través de su empresa o contratan un seguro privado para cubrir los gastos correspondientes a la atención sanitaria especializada, ya que la legislación canadiense prohíbe a mutuas y aseguradoras ofrecer un seguro privado que cubra la atención sanitaria primaria.

Importante!

Los nuevos inmigrantes, en caso de que no puedan optar inmediatamente a la atención sanitaria pública, pueden solicitar un seguro privado temporal, que se tiene que hacer obligatoriamente antes de que se cumplan 5 días desde la llegada a la provincia o territorio de que se trate.

Con respecto a los turistas españoles de visita en Canadá, se tiene que tener en cuenta que no existe ningún convenio de la Seguridad Social con Canadá en materia de atención sanitaria, por lo cual se recomienda viajar con un seguro médico propio y que sea lo más amplio posible, incluyendo la cobertura de todo tipo de gastos médicos durante la estancia y la repatriación en España en caso de necesidad.

información