Los
países
Australia
Australia

Cobertura sanitariaCobertura sanitaria

La asistencia sanitaria en Australia es dual, pública y privada:

  • La parte pública está constituida por Medicare Australia (enlace a su página web), que depende del Department of Human Services del Gobierno australiano.
  • La parte privada está constituida por las diferentes compañías aseguradoras privadas establecidas en el país.

Con respecto a la parte pública, esta cobertura sólo se presta a los australianos de nacionalidad, a no ser que:

  • Se trate de un residente permanente o que esté a punto de serlo.
  • Se trate de un nacional de Nueva Zelanda, Bélgica, Eslovenia, Finlandia, Irlanda, Italia, Malta, Noruega, Países Bajos, Reino Unido o Suecia.
  • Haya residido en Australia un mínimo de 2 años.

Quien se encuentre en alguno de estos casos, puede inscribirse en Medicare cumplimentando una solicitud y presentándola, junto con el resto de la documentación requerida (se puede descargar la solicitud y consultar el resto de requisitos aquí), a la correspondiente oficina de Medicare existente en cada uno de los estados i territorios.

Quien no se encuentre en alguno de estos casos, deberá contratar un seguro privado. Con respecto a los estudiantes, están obligados a contratar un seguro privado antes de la obtención del visado, y este seguro tiene que pertenecer al sistema del Overseas Students Health Cover (OSHC) (más información aquí).


Medicare cubre las prestaciones siguientes:

  • Consultas con médicos generales y especialistas.
  • Pruebas médicas necesarias para el diagnóstico de una enfermedad.
  • Exámenes oftalmológicos.
  • Operaciones quirúrgicas necesarias para el tratamiento de una enfermedad, siempre que sean prescritas por un médico especialista y no sean por motivos estéticos exclusivamente.
  • Material médico necesario para el tratamiento de enfermedades crónicas.

Pero no cubre estas otras:

  • Servicio de ambulancia.
  • La mayor parte de los servicios odontológicos.
  • Tratamientos de fisioterapia.
  • Gafas.
  • Podología.
  • Quiropráctica.
  • El internamiento en un hospital privado.

Cuando alguien ingresa en un hospital público, se le pregunta si quiere ser considerado un paciente público  (public patient). Si la respuesta es afirmativa, la consulta la hace un médico acreditado por Medicare y el paciente no tiene que hacer ningún pago al hospital. En caso contrario, si opta por ser considerado un paciente privado (private patient), el paciente puede escoger médico, pero Medicare sólo se hace cargo del 75% de los gastos. Si quiere que le reembolsen el resto de los gastos, tiene que contar con un seguro privado complementario.

De forma automática y obligatoria, todo trabajador es dado de alta a Medicare y recibe una tarjeta, la Medicare card. El Gobierno australiano regula las tarifas de Medicare, pero los médicos son libres de cobrar más por sus servicios de lo que se establece por ley.

Con respecto a los medicamentos, el Gobierno australiano ofrece el Pharmaceutical Benefits Scheme (PBS) (más información aquí) para ayudar a aquellos a que sobrepasen un cierto umbral anual de gasto en medicinas nombrado PBS a Safety Net.

Medicare se financia mediante una cotización del 1,5% del salario de cada trabajador, que se le retiene directamente, aunque las personas con un nivel alto de ingresos cotizan el 2,5%.

Con respecto a la parte privada, el Gobierno australiano recomienda encarecidamente que se complete la cobertura prestada por Medicare con un seguro médico privado, para lo cual ofrece diferentes incentivos económicos y fiscales.

Con respecto a los turistas españoles de visita a Australia, hay que tener en cuenta que no existe ningún convenio de la Seguridad Social con Australia en materia de atención sanitaria, por lo cual se recomienda viajar con un seguro médico propio que sea lo más amplio posible, incluyendo la cobertura de todo tipo de gastos médicos durante la estancia y la repatriación a España en caso de necesidad.

información